Cómo prevenir enfermedades de mascotas en Madrid

Noticias

En Centro Veterinario Salamanca queremos informarle sobre enfermedades que puede sufrir su mascota en Madrid, muchas de ellas desconocidas. Es por ello que ponemos a su disposición la siguiente información. Entérese y prevenga.​
Centro Veterinario Salamanca profesional revisando perro

Filariosis

¿Qué es la filariosis?
Se trata de una enfermedad parasitaria grave que puede afectar a tu perro o gato. La causa un gusano redondo (la filaria) que se transmite a través de la picadura de un mosquito. Es comúnmente conocida como enfermedad del gusano del corazón porque es en este órgano donde los gusanos adultos se reproducen y mueren.

¿Qué daño producen las filarias a mi mascota?

Los daños se producen principalmente por las formas adultas de este gusano que afecta al corazón y al pulmón. Las lesiones son más o menos graves y pueden llegar a obstruir el corazón y sus arterias. Los síntomas que se desencadenan por estas lesiones pueden ser:

  • Pérdida de peso.
  • Dificultad al respirar.
  • Tos.
  • Falta de apetito.
  • Ruidos pulmonares anormales.
  • Intolerancia al ejercicio. 

La filariosis en España

Existen diversas zonas de España donde esta enfermedad está más extendida. Esta desigualdad se debe a diferencias climáticas y regionales que favorecen que el mosquito transmisor de esta enfermedad este presente.
Existe un riesgo muy remoto que este gusano afecte a las personas. No es lo habitual y no tiene por qué suceder.

La Leishmaniosis y su vacunación

Como amante de los animales, es natural que quieras lo mejor para tu perro. El veterinario está empezando a vacunar al perro contra la leishmaniosis canina, una enfermedad incurable y a menudo mortal, que se propaga a través de la picadura de un insecto parecido a un mosquito: el flebotomo. El programa completo de vacunación proporciona a tu perro una defensa interna continuada contra esa enfermedad.

Preguntas frecuentes

¿Estará protegido mi perro inmediatamente después de la primera vacuna?
No, la vacuna consigue su máxima eficacia 4 semanas después de la tercera inyección. El sistema inmune de tu perro necesita algunas semanas para responder completamente a la vacunación.
El proceso de vacunación
Tu perro ha recibido la primera vacuna que es el primer  paso para construir una defensa interna contra la enfermedad. Es necesario administrar la segunda y tercera vacunas a intervalos de tres semanas. Luego, y solo una vez al año, tendrás que planificar una revacunación para poder mantener el efecto de la vacuna.

¿Qué ocurre si me olvido de la revacunación?

Es fundamental para la eficacia de la vacuna que no te olvides de la revacunación.
La vacunación representa una nueva forma de proteger a tu perro contra la leishmaniosis. Por primera vez tu perro contará con la ayuda de su propia respuesta inmune para defenderse “desde dentro” de esta grave enfermedad.
Puedes tomar otras medidas preventivas adicionales encaminadas a reducir el número de picaduras, como mantener a tu perro dentro de casa durante las horas de mayor actividad del flebotomo (desde el atardecer al amanecer) o utilizar insecticidas con efecto repelente. Y sobre todo asegurarte de vacunar a tu perro cuando lo recomiende tu veterinario. 
 

¿La vacunación puede tener efectos adversos?

Todos los medicamentos pueden tenerlos. La vacuna pueden producir fiebre, decaimiento, y con menor frecuencia, trastornos digestivos o reacciones alérgicas en personas y animales. También pueden provocar reacciones en la zona de inyección, mas intensas con algunos tipos de vacunas (tétanos en personas, leishmaniosis en perros). En ocasiones el estrés de la vacunación puede bajar la tensión. Tu veterinario te explicará los riesgos y beneficios de vacunar contra la leishmaniosis.
Si tu perro presenta algún síntoma tras vacunarlo, tu veterinario podrá aconsejarte y administrar un tratamiento para aliviar estas molestias. En muchos casos los síntomas, si se producen, son leves y transitorios. Si persisten o son diferentes a los aquí descritos, consulta inmediatamente a tu veterinario.

Tos de las perreras

También denominada traqueobronquitis infecciosa canina.
Es una enfermedad infecto contagiosa muy común, pero que no suele presentar complicaciones. Se localiza exclusivamente en la parte alta de las vías aéreas.
Los paseos en invierno, no secar bien los perros después del baño, o los cambios bruscos de temperatura favorecen que en invierno se multipliquen los casos.
Generalmente la enfermedad es autolimitante pero puede evolucionar a bronconeumonía en algunos casos especialmente en individuos inmunodeprimidos por multitud de razones.

Transmisión

La transmisión es por contacto directo, la entrada es por vía aérea. Un solo ejemplar puede contagiar a muchos al jugar en el parque, en la calle o al dormir cerca de ellos. No puede transmitirse a las personas.
Es más frecuente en criaderos y residencias caninas, ya que el estrés, el hacinamiento y los factores ambientales, pueden alterar el sistema inmunológico de éstos, lo que facilita que sean más vulnerables.
Producido por varios agentes infecciosos, adenovirus, parainfluenza y Bordetella bronchiseptica.

Los síntomas y el tratamiento

El  síntoma más destacado es la tos seca y persistente, que se agudiza con el ejercicio físico, en estados de excitación o cuando se presiona el cuello con la correa.
Es altamente contagiosa ya que se transmite vía aérea a través de tos y estornudos o por contacto directo. En ocasiones, también se observa descarga nasal. En la mayoría de los casos los perros comen bien y están activos. En estos pacientes, por lo general, los signos clínicos se resuelven de forma espontánea, sin necesidad de acudir al veterinario.
Hay que tener cuidado con cachorros, animales inmunodeprimidos o perros con alteraciones pulmonares previas, ya que puede haber problemas como neumonías. 
Si no hay más síntomas a veces se soluciona solo con atintusigenos.
Las horas de sueño compartidas con la mascota se pueden convertir en horas de pesadilla en animales contagiados con la tos de las perreras, ya que es por la noche cuando la tos seca y constante, principal síntoma de la enfermedad, se hace más evidente.

Precauciones

Aconsejable vacunar anualmente, y mucho más si viven en refugios o protectoras, si van a exposiciones o suelen pasar épocas en residencias, y en animales que pasean por parques urbanos.
La vacuna es intranasal, fácil de administrar y con una eficacia mayor y más rápida que las vacunas de inyección. Proporciona protección parcial a las 48 horas y total a las 72 horas y durante un año, una solución muy aconsejable y cómoda en animales que se exponen a situaciones de riesgo.
En cachorros se puede administrar con solo tres semanas de vida.